Voluntarios realizan primera limpieza del río Loncomilla

Las redes sociales fueron el medio de reunir a más de treinta personas con un objetivo común.
 Las  redes sociales  fueron el medio de  reunir a más de treinta personas  con un objetivo común.
Las redes sociales fueron el medio de reunir a más de treinta personas con un objetivo común.

Nuevamente  fueron las  redes sociales las que se encargaron de  hacer el milagro, más de  treinta personas incluso algunas que de Santiago y que hacía más de diez años no visitaban la comuna aceptaron el desafío , cansados de tanto protestar a través de Internet o personalmente y ver que nadie  en definitiva hacía nada por ponerle punto final al problema de la  contaminación en el río Loncomilla, decidieron tras una idea lanzada por Facebook, organizar una  minga de limpieza en el sector de la balsa El Peumo.

Fue  así que la idea prendió rápido y muchos dijeron que era una iniciativa increíble y que sin duda había que hacerla y se hizo, así  simplemente  con el apoyo de particulares que donaron los guantes y las mascarillas para los voluntarios, algunos refrescos y sándwiches para reponer las energías y las gestiones personales de una funcionaria municipal, también comprometida con el tema, la que consiguió que la empresa Starco, facilitara un camión recolector de basura.

Y así, trasnochados la mayoría, ya sea porque se quedaron hasta tarde en el festival de la Naranja o porque viajaron desde lejos a ayudar y llegaron a  las tres o cuatro de la mañana a Villa Alegre o porque les correspondió trabajar de  oche, de todas maneras llegaron hasta el lugar del  compromisos  y decididos a  devolverle su dignidad a ese río generoso que es parte de  nuestra historia, comenzaron la labor de  limpieza, misma que se prolongó hasta pasado las 14 horas bajo un fuerte sol de verano.

El resultado de todo esto fue más de ocho toneladas de basuras recolectadas y enviadas a un vertedero autorizado. También lo fue el mensaje claro y directo a la comunidad y en especial a las autoridades: Basta de permisividad, basta de basuras en nuestro río.

Sin duda que este operativo de  limpieza que nació solo del deseo de muchas personas por recuperar lo que es de todos, no es suficiente para lograr el objetivo, ya que solo se logró y no con poco esfuerzo, limpiar un punto en donde ya se  concentraba la mayor cantidad de desperdicios, pero aún quedan muchos micro basurales en toda la comuna, tanto en el  mismo sector de la  balsa, como también en La Horca o los  caminos cercanos  al casco urbano como Rincón de Lobos, Huraculen o Francisco Encina ,   los  que han surgido gracias a la incultura de algunos, el silencio de otros y la  falta de voluntad de las autoridades por ponerle fin a este problema.

Pero quedémonos con lo positivo: Hubo un grupo de personas, todas particulares que optaron por dejar de quejarse y hacer algo por fin por  nuestro río y claros de que esto hay que  continuarlo.

El guante fue lanzado al rostro de la comunidad y las autoridades por lo que ahora les corresponde a ellos elegir las armas y contestar este desafío.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí